Gestión del tiempo en el cuidado

Gestión del tiempo en el cuidado

La adecuada gestión del tiempo en el cuidado es un aspecto básico que debemos controlar y manejar de la mejor manera posible.

Es muy común que el cuidador familiar en su tarea diaria del cuidar se encuentre con diversas situaciones derivadas de problemas relacionados con la organización y la gestión del tiempo en global y del tiempo en la realización particular de una tarea.

¿Por qué se dan estas situaciones?

«La labor de cuidar es una carrera de fondo , es imprescindible saber dosificar y gestionar las fuerzas para llegar hasta el final «

  • Falta de Información sobre aspectos de la tarea: Es fundamental conocer bien la tarea de cuidado que vamos a ejecutar: sus características, los medios de los que disponemos, recursos, etc

 

  • El exceso de información no siempre es bueno: Es importante aprender a discriminar entre la información relevante y la información menos importante. Además debemos saber que información es veraz y procede de fuentes fiables, para ello debemos de fiarnos solo de profesionales especializados y con formación en el cuidado. 

 

  • La información se ordena! Ordenar la información, secuenciar y planificar la tarea es imprescindible para una buena ejecución.

 

  • Cuidado con los bloqueos. El vernos ante una situación desconocida o aterradora puede hacer que nos bloqueemos a la hora de ejecutar la tarea. 

 

  • Priorizar es muy importante. Si no eres capaz de distinguir lo urgente de lo importante y de lo de menor importancia todo se mezclara en tu cabeza.

Consejos para planificar el tiempo

  • Enumera las tareas a realizar y ordénalas según su secuencia lógica o el tiempo que vayas a invertir en ellas. También las puedes ordenar según su importancia y urgencia. Si tienes que realizar varias actividades puedes realizar una lista y puntuar del 1 al 10 según su importancia y su urgencia, suma las puntuaciones y establecerlas un orden!
  • Revisa si hay actividades que puedes delegar en otros. A veces no toda la carga debe recaer en ti. 
  • Establece una rutina diaria. Las rutinas ademas de generar bienestar son predicadoras y generan un entorno tranquilizados a personas en situación de dependencia y con alteraciones neurocognitivas. A pesar de ello siempre pueden aparecer imprevistos por lo que debes tener siempre un plan B! 
  • Revisa la situación de manera frecuente. Las actividades, incluso las rutinas, no son estáticas, la vida cambia y hablamos de conceptos dinámicos por lo que es importante revisar con frecuencia la actividad y las tareas que que la componen por si tienes que modificar algo. Todo es mejorable y susceptible de cambio. 

Bibliografía: Un cuidador. Dos vidas. Programa de atención a la dependencia. Apoyo al cuidador familiar. Obra Social «La Caixa» Volumen 1. 

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿ Alguna Duda ?
Powered by Replace Me
×

Tabla de contenido

×
×

Carrito

Abrir chat
Powered by