La atención a domicilio después de la pandemia

La atención a domicilio después de la pandemia

El servicio de atención a domicilio después de la pandemia debe ofrecer oportunidades de vida

Es el momento de pensar como colectivo, como  uno de verdad.

El servicio de atención a domicilio después de la pandemia, debe reflejar  que estamos JUNTOS.

“Esto lo superamos juntos”, “ Juntos lo superaremos”, estas son las frases que oímos todos los días,desde que comenzó el confinamiento . JUNTOS .

Hasta ahora,  íbamos y veníamos en nuestras vidas a un ritmo desorbitado. Continuamente planeando el futuro ( viajes en semana santa, viajes en verano, etc), no sabíamos ni quiénes eran nuestros vecinos.

Dentro de esa vorágine de vidas, de repente, el freno de mano. Parada obligatoria.

Hemos pasado de vivir cada uno nuestra vida, a estar juntos, todos.. ¿Qué todos? Todos los componentes de la sociedad, ahora somos un colectivo, ahora somos uno.

Ahora es el momento de poner en valor esas redes vecinales que desaparecieron. Han vuelto para resolver necesidades, celebrar cumpleaños y a ocupar noticias en los telediarios como si de algo extraño se tratara.

Los agentes de la comunidad se han puesto en macha para proporcionar apoyos a las personas que más lo necesitan. Se ha facilitado el acceso a la farmacia domiciliaria, se ha aumentado el número de dispositivos electrónicos  etc, Pero aun no es suficiente,  siguen a apareciendo ancianos muertos solos en sus casas.

¿Por qué como sociedad hemos llegado a olvidarnos tanto de los que más nos necesitan?

 Hemos esperado a una pandemia mundial para activar los recursos de la comunidad para  aquellas personas que los necesitan, pero… NO ESTAMOS CUBRIENDO LAS NECESIDADES DE LAS PERSONAS QUE VIVEN SOLAS EN CASA, no estamos juntos.

La desescalada del confinamiento está a la vuelta de la esquina, es el momento de pensar como colectivo, como  uno de verdad.

Las redes de apoyo vecinales están muy bien, pero no nos engañemos, esto tiene fecha de caducidad. Cuando volvamos hacer nuestra vida de forma normal… ¿Nos volveremos a mirar solo nuestro ombligo?

Basándonos de  las experiencias de éxito que están teniendo estas redes vecinales, vamos a transformarlas… a  darle un carácter crónico…PONGÁMONOS AL SERVICIO DE LAS PERSONAS.

Es hora poner en marcha  intervenciones comunitarias que den respuestas coherentes a las necesidades reales de  esa parte de la sociedad, que ha luchado por una democracia,   entre otras muchas cosas.

Es  hora de poner en marcha la metodología de la gestión de casos en los domicilios, por varias razones:

– Los domicilios es donde  se encuentran las personas mayores y con necesidad de apoyos.

Las personas mayores han manifestado querer permanecer en casa.

– Los cuidadores familiares requieren apoyos tanto en el cuidado directo como desde el acompañamiento psicológico y emocional.

El servicio de atención a domicilio debe constituir el eje central de los apoyos desarrollados en los domicilios. 

Tiene que ser  personalizado, de carácter preventivo y rehabilitador .

Un aspecto fundamenta es la articulación   de un  conjunto de servicios  y técnicas de intervención  profesionales, consistentes  en:

 Debe coordinar todos los servicios de proximidad al entorno con la finalidad de garantizar que la persona pueda participar de forma activa de su barrio y ambiente comunitario de más próximo.

En definitiva, de toda crisis, surge una oportunidad y tenemos la oportunidad de mejorar la vida de las personas mayores que viven en casa.

 

Ahora que somos conscientes de las necesidades que pueden tener y tienen las personas mayores en sus casas, ahora somos conscientes de cómo se sienten en casa, con dificultades para salir, ahora sabemos cómo se sienten en casa, solos.

 

Es hora poner en marcha intervenciones comunitarias que den respuestas coherentes a las necesidades reales de esa parte de la sociedad que ha luchado por una democracia, entre otras muchas cosas.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Desde mi punto de vista no es justo que una persona después de una vida llena de lucha por sacar a su familia adelante termine en una residencia, por buena que sea. Dejar el hogar es lo más duro para un Mayor, lo primero por ver que estorba a sus hijos, horarios muy estrictos (sin respetar sus tiempos de sueño y descanso) asistencia penosa por falta de personal, muchas residencias no tienen jardines ni terrazas (ahora seremos más conscientes de lo que eso significa) Adaptación a espacios nuevos que inician /empeoran su orientación espacial, falta de actividades cotidianas que tenían antes como salir a la compra, hacerse la comida etc.. que les hace más dependientes y desorientados. Se necesitan empresas que cubran sus necesidades EN SU PROPIO HOGAR, con profesionales cualificados profesionalmente y cuidadoras formadas en el trato de Mayores con diferentes patologías, tanto físicas cognitivas
    y /o psicológicas. Muchos familiares no quieren cuidadoras por su nula formación.No sé si este es el sitio para expresarme pero aún así lo he hecho y lo haré en todos los sitios que se oiga la voz de los que habiendo trabajado en Residencias sabemos lo que hay dentro. Yo trabajo ahora en asistencia domiciliaria como terapeuta y logopeda, ellos no han necesitado residencias, ellos se han salvado, ellos son felices. Un saludo

Deja una respuesta

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿ Alguna Duda ?
Powered by Replace Me
×

Tabla de contenido

×
×

Carrito

Abrir chat
Powered by